Editorial

 

ŃCalakmul está de fiesta! Ecofronteras celebra los 30 aĖos del decreto de creación de la Reserva de la Biósfera Calakmul —el 23 de mayo de 1989— con una serie de artículos que nos introducen a un viaje por este majestuoso lugar y que dan cuenta de los esfuerzos de la comunidad científica nacional e internacional para estudiar el entorno natural, cultural, social y económico de la región; del papel que han desempeĖado los gobiernos y la sociedad civil para su desarrollo y conservación, y de los retos actuales que enfrenta la reserva en el proceso de desarrollo del territorio municipal.

 

En esta edición presentamos una síntesis del extraordinario trabajo que William J. Folan y su equipo realizaron en la zona desde antes de su decreto como reserva; junto con instituciones académicas, organizaciones de la sociedad civil e instancias gubernamentales que tuvieron que sortear el contexto político, social, económico y legal de aquellos aĖos. Como continuidad, a través del texto de José ZúĖiga podremos comprender el valor universal excepcional que para la humanidad tiene esta selva moldeada desde la civilización maya, donde mediante la conservación in situ se mantiene una rica diversidad de flora y fauna en un entorno megadiverso.

 

A continuación, el artículo de Rafael Reyna documenta la forma en que las diversas especies, varias en peligro de extinción o bajo amenaza, interactúan y dependen de recursos clave, como son las llamadas aguadas. Estas lagunas superficiales son verdaderos santuarios de vida para la conservación del tapir centroamericano (Tapirus bairdii) o el pecarí labios blancos (Tayassu pecari), entre otros ejemplos de fauna emblemática. En su escrito y en el de Alejandro Morón se menciona que el cambio climático, junto con la fragmentación del paisaje y el aumento de presión por actividades humanas (sobre todo en la transformación de la selva para actividades productivas), implican una constante amenaza para la reserva en su conjunto, incluyendo el funcionamiento del sistema de bajos inundables, vital en la conservación de especies de flora que aportan valiosos servicios ecosistémicos en la región.

 

En cuanto a las mencionadas actividades productivas, en Calakmul se han generado conflictos en torno a la producción ganadera y la conservación nada menos que del jaguar, importante no solo en términos ecológicos sino como poderoso factor cultural. Sophie Calmé y sus colaboradoras enfatizan la importancia de la construcción de espacios de diálogo que involucren al sector ganadero en los procesos de reflexión, participación y toma de decisiones para lograr una gestión eficaz en el manejo de fauna.

 

Por último, José ZúĖiga, Perla Ortiz y yo planteamos los nuevos desafíos que Calakmul tiene de frente ante el impulso de un modelo de desarrollo regional para el sureste de México, que requerirá de fuertes alianzas estratégicas interinstitucionales para aprovechar la experiencia generada a partir de la investigación científica y la construcción de capacidades para el desarrollo. La meta es garantizar de forma sostenible un bienestar social y el mantenimiento del valor universal excepcional, la integridad y la autenticidad que hoy ostenta este sitio en su declaratoria como patrimonio mixto de la humanidad, otorgada por la UNESCO en junio de 2014 a la “Antigua ciudad maya y bosques tropicales protegidos de Calakmul”. 

José Armando Alayón Gamboa, Departamento de Conservación de la Biodiversidad, ECOSUR.